La importancia de las fases del sueño

Nuestro sueño se compone de varios ciclos de sueño en los que pasamos por diferentes etapas de sueño noche tras noche. Descubra aquí qué fases del sueño existen y qué importancia tienen cada una de ellas para una noche de descanso.

Índice de contenidos

  1. ¿Cómo funciona nuestro sueño?
  2. Una visión general de las etapas del sueño
  3. La importancia de los ciclos de sueño
  4. Conclusión:

¿Cómo funciona nuestro sueño?

El sueño es esencial para nuestro equilibrio energético y para numerosos e importantes procesos de recuperación, reparación y reconstrucción de nuestro cerebro, tejidos y células. Un sueño suficiente y reparador es, por tanto, una de las bases más importantes para un funcionamiento saludable del organismo y una vida cotidiana eficaz y sana. En general, los expertos recomiendan que los adultos duerman entre 7 y 8 horas por noche, y no por casualidad. Cada noche, nuestro sueño se compone de diferentes ciclos de sueño, que a su vez constan de diferentes etapas de sueño: La fase de quedarse dormido, la fase de sueño ligero, las dos fases de sueño profundo y el sueño REM. Para sentirse renovado por la mañana, es muy importante realizar un número suficiente de ciclos de sueño y dar al cuerpo tiempo para regenerarse. Le ofrecemos una visión general de las diferentes etapas del sueño y le explicamos la importancia de cada una de ellas para un sueño reparador.

Las etapas del sueño en un vistazo

Schlafphasen je Schlafzyklus

Fase de sueño

La fase de quedarse dormido se refiere a los últimos minutos antes del sueño "real". Durante esta fase, el cuerpo se desconecta, se relaja y descansa. En el caso de los adultos, la fase de sueño dura entre 5 y 20 minutos.

    Fase de sueño ligero

    Durante este periodo de sueño, los músculos se relajan, el pulso y la respiración se vuelven más regulares y la temperatura corporal desciende. Pasamos casi la mitad de nuestro tiempo de sueño en este sueño más bien superficial, en el que seguimos siendo bastante susceptibles a los estímulos externos como el ruido o la luz. Por término medio, alcanzamos la fase de sueño ligero unos 15 minutos después de quedarnos dormidos.

    Fase de sueño profundo

    Das Tiefschlafstadium

    A la etapa de sueño ligero le sigue el sueño profundo. Domina el primer tercio de la noche y se encarga de que nuestro cuerpo se apague aún más, los latidos del corazón y la respiración se ralenticen y la presión arterial descienda. En esta etapa, denominada "sueño de ondas lentas", la frecuencia de las ondas cerebrales disminuye y la actividad nerviosa se reduce considerablemente. Ahora las reservas de energía de nuestro cerebro se recargan y se liberan numerosas hormonas y sustancias mensajeras que controlan procesos metabólicos y regenerativos esenciales. El sueño profundo es, por tanto, el periodo central de recuperación de nuestro organismo, durante el cual se reparan, desintoxican y refuerzan las proteínas, las células y los tejidos, se entrena el sistema inmunitario y se renuevan las reservas de energía. Y nuestro cerebro también está activo, ya que la memoria declarativa, responsable del aprendizaje de hechos y recuerdos, se forma especialmente durante el sueño profundo.

      Fase de sueño REM

      Tras el sueño profundo, nos deslizamos hacia las fases de sueño, también conocidas como fases REM. REM significa "Rapid Eye Movement" (Movimiento Ocular Rápido), ya que durante estos períodos de sueño nuestro cerebro procesa y evalúa las experiencias del día y movemos los ojos rápidamente de un lado a otro bajo los párpados cerrados. Para que esto funcione, el flujo de sangre al cerebro aumenta, la presión arterial se eleva y nuestro ritmo cardíaco y la respiración también se vuelven más irregulares. Al mismo tiempo, estamos en lo que se llama parálisis del sueño, en la que el tronco cerebral bloquea la transmisión de órdenes a nuestros músculos para protegernos de movimientos incontrolados y lesiones durante el sueño ví vido. En consecuencia, durante el sueño REM se producen importantes procesamientos y aprendizajes en el cerebro y se forma la memoria procedimental, que constituye la base de habilidades subconscientes como el movimiento automatizado y el aprendizaje motor.

      La importancia de los ciclos de sueño

      Schlafphasen/Wachphasen im Überblick

      Durante la noche, pasamos por varios ciclos de sueño. Un ciclo dura aproximadamente entre 90 y 110 minutos y consiste en la secuencia fija de las cinco etapas del sueño, aunque la proporción de las etapas del sueño dentro de un ciclo de sueño cambia durante la noche. Al principio de nuestro sueño, experimentamos fases de sueño profundo más largas, ya que éstas se necesitan urgentemente para restaurar las reservas de energía utilizadas durante el día. Hacia el final de la noche, pasamos más tiempo en el sueño REM, donde la energía disponible puede utilizarse para funciones cerebrales importantes. Para la recuperación del cuerpo y el cerebro, los dos primeros ciclos de sueño, el llamado sueño central, son por tanto especialmente importantes y en ellos tienen lugar los procesos de restauración más importantes en nuestras células y sistema nervioso. Sin embargo, para un despertar reparador por la mañana, es importante pasar por unos 4 a 7 ciclos de sueño y, por tanto, dormir entre 7 y 8 horas.

      ¿Quiere saber más?

      En nuestro nuevo podcast sleep SMART! hablamos con nuestro director general y antiguo investigador del sueño, el Dr. Markus Dworak, sobre las etapas del sueño y aprendemos de él más información interesante y científica sobre la importancia de nuestros ciclos de sueño y las diferentes etapas del sueño para una noche tranquila y un día saludable. Escuche ahora ➨


      Conclusión:

      • El sueño consiste en varios ciclos de sueño que difieren durante la noche y se dividen en cinco etapas de sueño
      • Las cinco etapas del sueño son: Fase de sueño reparador, fase de sueño ligero, fase de sueño profundo, fase de sueño REM.
      • En el sueño profundo, se reponen las reservas de energía y tienen lugar los procesos de regeneración y reconstrucción más importantes.
      • El sueño reparador consta de 4 a 7 ciclos de sueño y, por tanto, dura, en el mejor de los casos, entre 7 y 8 horas por noche.

      Mis mejores deseos y hasta pronto!

      Dejar un comentario

      Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados