Nuestra piel mientras dormimos

Durante el día, la piel protege nuestro cuerpo de las influencias ambientales nocivas y determina nuestra apariencia externa. Durante la noche se regenera y, por tanto, la falta de sueño no sólo es perjudicial para nuestra salud, sino que, por desgracia, también se nota en nosotros. Descubra aquí qué le ocurre exactamente a nuestra piel durante el sueño y por qué dormir bien es crucial para tener un cutis sano y bonito.

Índice de contenidos

      1. EnEstructura y función de la piel
      2. Piel y sueño
        1. La falta de sueño daña la piel
        2. Cómo se regenera la piel mientras duerme
      3. Apoyo a la salud de la piel y al sueño reparador
      4. Conclusión:

      La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo y constituye la base de un aspecto exterior cuidado. Cubre toda la superficie del cuerpo, es uno de nuestros órganos sensoriales y representa una barrera protectora vital que protege al organismo de numerosas influencias nocivas. Especialmente durante el día, nuestra piel sufre los efectos de la luz y la radiación UV, el calor, el frío, las lesiones y las infecciones. Dependiendo de la hora del día, el contenido de humedad, el valor del pH, la temperatura y la actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas fluctúan. Por la noche, cuando descansamos y dormimos, se producen numerosos e importantes procesos de regeneración en nuestro organismo y la piel también se recupera de las influencias nocivas a las que está expuesta en la vida cotidiana. Por lo tanto, un sueño suficiente y también reparador es de gran importancia para el mantenimiento y el cuidado de una piel sana y fuerte.

      Estructura y función de la piel

      La piel se compone básicamente de tres capas diferentes. Cada uno de ellos cumple diferentes funciones, que son cruciales para nuestra salud no sólo en el exterior, sino también en el interior del organismo.

      1 - Epidermis (capa epidérmica)
      La epidermis está formada en gran parte por una capa córnea y constituye la barrera protectora superior de la piel. Por lo tanto, se encarga principalmente de la defensa contra las sustancias nocivas y los agentes patógenos y también proporciona protección mecánica contra los impactos, cortes o golpes.

      2 - Dermis (dermis)
      La dermis, situada bajo la epidermis, está formada por fibras de tejido conjuntivo que contienen colágeno, responsables de la elasticidad y la firmeza. La dermis también contiene muchos vasos sanguíneos y linfáticos, las glándulas sebáceas y sudoríparas, así como numerosas fibras nerviosas, vasos y células musculares.

      3 - Subcutis (piel inferior)
      La última capa de la piel está formada por tejido conectivo y graso suelto y separa la piel del interior del cuerpo de otros tejidos.

      Haut und Schlaf: Hautschichten ( Epidermis, Dermis, Subcutis)

      Las diferentes capas de la piel desempeñan muchas funciones diferentes que son cruciales para nuestra salud, no sólo externamente sino también internamente. Entre ellas, por ejemplo, la protección contra las toxinas y las radiaciones nocivas o la defensa contra los agentes patógenos a través del importante manto ácido protector. La piel también desempeña un papel importante en la regulación de nuestra temperatura corporal, protege al cuerpo de la deshidratación y de las altas tensiones causadas por el calor o el frío intensos y, como órgano sensorial, es capaz de sentir una gran variedad de estímulos (por ejemplo, la temperatura, el dolor o la presión). La piel también cumple importantes tareas dentro del cuerpo. Por ejemplo, contiene importantes células inmunitarias, forma vitamina D, que es importante para el organismo, y sirve, entre otras cosas, para almacenar agua, grasa y diversos productos metabólicos.

      Además de estas tareas, que son cruciales para nuestra salud, nuestra piel también es decisiva para nuestro aspecto exterior. Por lo tanto, es fácil saber, por el aspecto de nuestra piel, si estamos enfermos o si a nuestro cuerpo le faltan nutrientes. Un cutis uniforme y suave también se considera atractivo, por lo que nuestra apariencia y belleza también se benefician de una piel sana.

      La falta de sueño daña la piel

      Durante la noche, nuestro organismo descompone las sustancias nocivas y reconstruye las barreras protectoras naturales de la piel, mantiene el tono y la elasticidad y regula los niveles de hidratación. Se liberan importantes hormonas de crecimiento que intervienen en casi todas las funciones de nuestro cuerpo, ayudan a construir el tejido conectivo y controlan la producción de enzimas y la renovación celular. La falta de sueño interrumpe estos procesos naturales de recuperación y ralentiza los mecanismos de reparación propios de la piel. Cuando no dormimos lo suficiente, el cuerpo libera más cortisol, conocido como la "hormona del estrés", que pone al organismo en un estado de tensión. Un exceso de cortisol favorece la inflamación de las estructuras tisulares, aumenta la actividad de las glándulas sebáceas e inhibe la producción de ácido hialurónico del propio organismo. Esto provoca enrojecimiento, inflamación y aumento de las arrugas. La piel también pierde firmeza e hidratación, se vuelve seca y agrietada y parece visiblemente envejecida. Además, el cortisol daña la función de barrera de la piel y provoca un aumento del azúcar en sangre, especialmente a largo plazo, con lo que las estructuras de colágeno se endurecen y la elasticidad de la piel se reduce.

      Schlafmangel stört die Hautregeneration

      Por lo tanto, lafalta de sueño es inmensamente perjudicial para el aspecto de nuestra piel y deja consecuencias visibles tanto a corto como a largo plazo. Nuestra piel pierde tono, elasticidad e hidratación. Esto provoca la aparición de ojeras o una tez pálida al día siguiente, una menor función de la barrera de defensa y protección y una mayor susceptibilidad a las lesiones. Por otro lado, un sueño reparador ayuda a mantener la piel sana y también contrarresta los signos naturales del envejecimiento.

      Cómo se regenera la piel durante el sueño

      Metabolismo y renovación celular

      Durante la noche, y especialmente durante las fases de sueño profundo, se liberan más hormonas de crecimiento y la propia producción de colágeno del cuerpo también funciona a toda velocidad. De este modo, se impulsa la renovación celular en los músculos y el tejido conjuntivo, se descomponen las células viejas, se reparan las dañadas, se eliminan las sustancias nocivas y los productos de descomposición y se crean nuevas células. Durante la noche, nuestra piel también está mejor abastecida de sangre, por lo que el metabolismo mejora, las células de la piel reciben más eficazmente los nutrientes y el oxígeno y se acelera la eliminación de las sustancias nocivas.

      Nuevas investigaciones también sugieren que la hormona del sueño, la melatonina, puede tener un efecto positivo en nuestra piel. La melatonina funciona como antioxidante y, por tanto, es capaz de neutralizar los llamados radicales libres en el interior del organismo y proteger las células de los daños causados por estas sustancias agresivas y el estrés. También tiene un efecto positivo en la producción de colágeno y puede ayudar a proteger la piel de la radiación UV y de los daños que ésta provoca, como las arrugas o las manchas de pigmentación.

      Contenido de aceite y humedad

      Durante el día, la piel está expuesta a numerosas influencias ambientales, por lo que el contenido de humedad, el valor del pH, la temperatura y la actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas, situadas en la capa media de la piel, fluctúan en función de la hora del día y del estrés. Por la noche, estas tensiones están ausentes y la actividad de las glándulas sebáceas disminuye. Así se eliminan los depósitos en los poros de la piel, se regula el contenido de grasa de la piel y se reponen las reservas de humedad.

      Tensión y elasticidad

      Kollagengehalt der Haut in % über die Lebensjahre

      Las sustancias propias del organismo, el colágeno y el ácido hialurónico, desempeñan un papel importante en la elasticidad y la resistencia de nuestra piel. Nuestra piel está compuesta en un 80% por colágeno, una proteína estructural cuyas fibras sostienen las capas de la piel y le dan firmeza. El ácido hialurónico es un componente principal del tejido conjuntivo y es responsable de la firmeza del cutis y de la hidratación de la piel. Especialmente durante el sueño, la producción de estos importantes materiales de construcción funciona a toda velocidad, de modo que se mantiene la resistencia y la elasticidad de nuestra piel. Así se evita la formación de arrugas y líneas de expresión y se favorece un cutis sano y firme.

      Apoyo a la salud de la piel y al sueño reparador

      Abendroutinen, Hautpflege und Nährstoffe für die Hautgesundheit im Schlaf

      Para favorecer la regeneración de la piel durante la noche, debes asegurarte de que duermes lo suficiente, pero también de que duermes lo máximo posible. Especialmente en el sueño profundo, se liberan las hormonas de crecimiento esenciales y se llevan a cabo los procesos de reparación más importantes. Descubra aquí más información sobre las distintas fases del sueño o lea nuestros consejos para una conducta de sueño saludable. Especialmente antes de dormir, también es importante un cuidado apropiado y una alimentación adecuada para que la piel se limpie de impurezas y el cuerpo tenga suficiente material para la reparación y renovación celular. En este artículo encontrará los consejos más importantes y eficaces para preparar su piel para el sueño y ayudarla de la mejor manera posible.

      Lea más sobre la rutina nocturna perfecta y el sueño reparador ideal:

      5 consejos definitivos para tu sueño reparador
      Por qué dormir bien te hace bella

      Conclusión:

      • La piel está formada por tres capas (epidermis, dermis y subcutis) y protege al cuerpo de las influencias ambientales nocivas, como la radiación UV, el calor, las lesiones o las infecciones.
      • La falta de sueño daña la piel, reduce su capacidad de barrera y perjudica el aspecto saludable y bello de la piel.
      • Durante el sueño, la piel se recupera y numerosos procesos de regeneración garantizan la reparación y renovación celular, la regulación del contenido de grasa e hidratación y el mantenimiento de la elasticidad y la resistencia.

      Un saludo y hasta pronto!

      Dejar un comentario

      Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados