Cómo afecta la dieta al sueño

Difícil de creer, pero cierto: uno de cada ocho alemanes tiene problemas para dormir. Además de numerosos factores como los hábitos de sueño o la actividad deportiva, la nutrición también tiene una gran influencia en nuestra conducta de sueño y puede mejorar el sueño y también específicamente el quedarse dormido a través de la ingesta de ciertos nutrientes. Le mostramos qué alimentos tienen un efecto positivo en el sueño y por lo tanto apoyan nuestro sueño de una manera natural.

Tabla de contenido

      1. Problemas para dormir
      2. Hábitos de sueño y alimentación
      3. Los alimentos que promueven el sueño
      4. Los alimentos que perturban el sueño
      5. Conclusión

      Problemas para dormir

      Uno de cada ocho de nosotros tiene problemas para dormirse, este es el resultado de un estudio de la Techniker Krankenkasse. Las preocupaciones, el estrés o los problemas de salud son a menudo responsables de que no podamos encontrar el camino hacia el sueño a pesar de estar cansados, o de que nos despertemos una y otra vez bajo ciertas circunstancias.

      Numerosos remedios caseros, como la leche caliente con miel, son conocidos por promover el sueño de forma natural. Y con razón, porque nuestra dieta tiene un gran impacto en el sueño. Averigüe cómo sus hábitos alimenticios afectan al sueño y qué alimentos debe consumir antes de dormir para mejorar el sueño aquí.

      Hábitos de sueño y alimentación

      El cómo, el qué y el cuándo comemos es crucial para nuestro sueño, porque a un estómago lleno no le gusta dormir. Por lo tanto, la última gran comida del día debe tener lugar al menos tres horas antes de acostarse y no debe ser demasiado pesada. Las comidas excesivas estimulan demasiado la digestión y dificultan no sólo que se duerma de forma relajada, sino también que se duerma profundamente durante la noche. También es importante una dieta general rica en vitaminas y equilibrada, que proporciona al cuerpo importantes nutrientes y, por lo tanto, apoya los procesos fisiológicos y la recuperación durante el sueño.

      Los alimentos que promueven el sueño

      Proveedores de Melatonina #1: Uvas, vino tinto

      La hormona melatonina controla el ritmo diurno y nocturno de nuestro cuerpo y de esta manera asegura un sueño regular. Se ha demostrado que las uvas son un medio natural de suministrar al cuerpo la melatonina que falta en caso de problemas de sueño. Un consumo nocturno de unos 300 gramos de uvas ya puede tener un efecto positivo en el sueño nocturno, como un vaso de vino tinto. Pero ten cuidado: el alcohol no es una solución para los trastornos del sueño, pero puede empeorarlos. Por otro lado, no hay nada malo en tomar un relajante vaso de vino tinto (hasta 200ml) por la noche.

      #2 Fuentes de triptófano: Plátanos, almendras

      Los plátanos y las almendras contienen el aminoácido triptófano, que estimula al cuerpo a producir las hormonas melatonina y serotonina. La serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad, tiene un efecto de alivio de la tensión y de elevación del estado de ánimo y, por lo tanto, apoya el proceso de relajación antes del sueño. Las almendras y los plátanos son, por lo tanto, remedios caseros saludables para el insomnio, que también proporcionan al cuerpo muchas otras vitaminas y minerales.

      #3 Rico en magnesio: semillas de calabaza, mijo, pan/pasta integral

      El mineral magnesio hace que el cuerpo duerma mejor y ayuda a relajar los músculos - un importante requisito previo para el sueño profundo. Si tiene muy poco magnesio en su cuerpo, puede tener problemas para dormirse y experimentar calambres musculares por la noche. Las fuentes saludables de magnesio incluyen las semillas de calabaza, el mijo o el pan y la pasta integrales.

      Los alimentos que interrumpen el sueño

      #1 Alimentos con cafeína: café, cola, té negro.

      La cafeína estimula el sistema nervioso y nos impide descansar. Por lo tanto, los alimentos que contienen cafeína deben evitarse incluso en las últimas 3 ó 4 horas antes de acostarse, para no perturbar el sueño y la permanencia del mismo.

      #2 Alcohol en grandes cantidades

      El consumo de alcohol por la noche hace que muchas personas se cansen. Un vaso de cerveza o vino tinto por la noche es perfectamente aceptable. Sin embargo, en grandes cantidades, el alcohol tiene un efecto negativo sobre el sueño debido a los productos de descomposición que se producen durante la digestión y puede dar lugar a problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido.

      #3 Alimentos altamente ácidos, grasos y azucarados

      Los alimentos altamente ácidos, como los cítricos o los encurtidos, estimulan la digestión y la circulación, ya que el cuerpo necesita regular los niveles de pH. Y la digestión de alimentos grasos y altamente azucarados también estresa el estómago y los intestinos e interfiere con el sueño por la noche, por lo que deben evitarse las comidas pesadas y altamente ácidas antes de acostarse.

      ... ¿y qué hay de la leche caliente con miel?

      De hecho, el calcio, el magnesio y las proteínas que contiene la leche pueden ayudar a relajar los músculos y el sistema nervioso antes de acostarse, y el aminoácido triptófano, a partir del cual se forma la hormona del sueño, la melatonina, también se puede encontrar en los productos lácteos. Lo único que no debes exagerar es la miel, ya que afecta rápidamente a los niveles de azúcar en la sangre - ¡y luego interrumpe el sueño!

      Para obtener más consejos de expertos sobre cómo mejorar tu sueño, consulta este artículo de blog.

      Conclusión

      • Tomar una última comida, bastante ligera, al menos tres horas antes de ir a la cama.
      • Las uvas o un vaso de vino tinto proporcionan al cuerpo la hormona melatonina, que regula el ritmo del día y la noche y promueve el sueño.
      • Los plátanos y las almendras contienen el aminoácido triptófano y apoyan la producción de melatonina y serotonina en el cuerpo, lo que nos ayuda a relajarnos y a dormir mejor.
      • El mineral magnesio relaja los músculos y permite que el cuerpo duerma mejor. Las semillas de calabaza, el mijo o los productos integrales, por ejemplo, tienen un alto contenido de magnesio.
      • Evite la cafeína y el alcohol antes de acostarse y evite los alimentos altamente ácidos, así como las bombas de grasa y azúcar.

      ¡Los mejores deseos y hasta pronto!

      Dejar un comentario

      Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados