La rutina de sueño ideal

Dormir bien es esencial para llevar una vida diaria saludable. Con una correcta higiene del sueño y una rutina de sueño ideal puedes ayudar a tu cuerpo a dormir mejor dormir mejor y regenerarse de forma óptima durante la noche. Te explicamos en qué consiste una buena rutina de sueño y cómo puede mejorar tu sueño a largo plazo.

Índice de contenidos

      1. La correcta higiene del sueño
      2. El entorno ideal para dormir
        1. Dormitorio
        2. Equipo para dormir
        3. Temperatura ambiente
        4. Luz
        5. Ruido y sonidos
      3. Conclusión:

      La correcta higiene del sueño

      Cada día, nuestro sueño constituye una de las bases más importantes para nuestro bienestar y nuestra salud, y sin embargo no es tan fácil despertarse realmente renovado cada mañana. Con una correcta higiene del sueño, puedes ayudar a tu cuerpo a regenerarse de forma óptima durante la noche y prevenir trastornos del sueño como problemas para conciliar el sueño o para dormir toda la noche. Al fin y al cabo, dormir bien no es casualidad y es una de las bases más importantes para nuestro bienestar y nuestra salud. Una parte crucial de una buena higiene del sueño es, entre otras cosas, el desarrollo de una rutina de sueño.

      La rutina de sueño ideal

      Die perfekte Schlafroutine - Regelmäßige Bettzeiten und Rituale

      Los seres humanos ya son "criaturas de costumbres" por naturaleza y también se adaptan a un determinado ritmo a la hora de dormir. El famoso reloj interno se orienta al curso natural del día y regula el ritmo individual de sueño-vigilia, según el sueño o el cronotipo al que se pertenezca. Por lo tanto, como parte de una buena higiene del sueño, una rutina de sueño adecuada también puede ayudar a promover un sueño reparador a largo plazo. Pero, ¿cómo es una buena rutina de sueño?

      #1 Horas regulares de vigilia y sueño

      Las horas de sueño regulares corresponden al ritmo circadiano natural de nuestro cuerpo. Por lo tanto, un ritmo de sueño regular nos ayuda a dormir lo suficiente y de forma reparadora. Si te acuestas regularmente a la misma hora y te levantas a la misma hora, no sólo te aseguras una duración del sueño permanentemente equilibrada, sino que también te facilitas a ti mismo la tarea de quedarte dormido y despertarte, favoreciendo así un sueño reparador.

      Consejo: Las horas a las que debe acostarse y levantarse para estar realmente despierto y ser productivo son muy individuales y dependen de varios factores, por ejemplo, del cronotipo al que corresponda.

      #2 Dormir regularmente

      Tanto un volumen de sueño permanentemente bajo como uno demasiado alto o muy fluctuante perjudican la calidad del sueño. Noche tras noche, pasamos por varios ciclos de sueño, que a su vez se dividen en diferentes fases de sueño. La cantidad de horas de sueño que necesitamos para levantarnos frescos a la mañana siguiente varía de una persona a otra. Sin embargo, la cantidad de sueño recomendada para la mayoría de los adultos es de entre 7 y 8 horas por noche y, en el mejor de los casos, debería alcanzarse con regularidad. Pero no te preocupes. Si tiene algunas noches más cortas, normalmente puede compensar un pequeño déficit de sueño durmiendo un poco más las noches siguientes y luego volver a su ritmo habitual.

      ¿Lo sabías? La falta de sueño se puede compensar rápidamente, pero lo contrario no es posible.

      #3 Rutinas de relajación antes de dormir

      Entspannungsroutinen etablieren - Pflegeroutinen, Relaxen, Lesen

      En la vida cotidiana nos vemos sometidos a constantes desafíos mentales y físicos, y a menudo nos resulta difícil desconectar por la noche. Sin embargo, el gran esfuerzo y el estrés antes de acostarse hacen que el nivel de cortisol aumente justo cuando el cuerpo necesita descansar. Esto tiene un efecto negativo sobre el sueño y hace que sea especialmente difícil conciliarlo. En cambio, la relajación dirigida le ayuda a conciliar el sueño y le prepara para la próxima fase de descanso y la importante regeneración durante el sueño.

      Consejo: Intente establecer una rutina nocturna que le convenga, que le ayude a desconectar y le prepare para dormir. Algunos ejemplos: Música tranquila, meditación y ejercicios de respiración o la probada lectura nocturna.

      También te interesa: consejos para relajarse antes de dormir o descubrir 5 extractos de plantas calmantes.

      Conclusión:

      Puede ser un poco agotador al principio, pero intenta acostumbrar poco a poco a tu cuerpo a las estructuras fijas e integra las rutinas en tu vida diaria. Especialmente en combinación con otras reglas de buena higiene del sueño, puedes influir positivamente en tu sueño de esta manera y asegurarte de obtener lo mejor de tu sueño a largo plazo y empezar el día en forma y fresco por la mañana.

      Acostúmbrate a horarios fijos de sueño y vigilia. Acuéstate y levántate todos los días a la misma hora.

      Intente dormir lo suficiente con regularidad y preste atención a sus necesidades individuales de sueño. Los expertos recomiendan dormir entre 7 y 8 horas por noche.

      Establezca periodos fijos de descanso y apoye a su cuerpo con rutinas regulares de relajación para desconectar y prepararse para el sueño.

      Mis mejores deseos y hasta pronto!

      Dejar un comentario

      Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados